Main menu

campeones

En cuanto a resultados, se puede decir que este mundial dejó dos posibles visiones: el análisis de la inexistente “lógica” del deporte, y la visión profesional. Para una perspectiva todo fue una sorpresa, para la otra, no.

La “lógica” de todos los que nos apresuramos al televisor a alentar a nuestras selecciones nos indica que este fue un mundial extraño. Los candidatos no rindieron y las sorpresas se dieron una tras otra, en un sentido puramente de entretenimiento, fue un mundial cambiante.

Desde la perspectiva de quienes estudiamos el deporte no hubo sorpresa, sólo la confirmación de que como siempre, el mejor estratega gana la guerra, aun perdiendo algunas batallas previas.

A algunas personas les parecerá extraño que mencione “organización” teniendo en cuenta que Croacia no es exactamente un ejemplo claro de esto. Tuvieron muchos inconvenientes y escándalos en su joven trayectoria como Federación que se inició hace 26 años. Sin embargo, este equipo croata jugo como un equipo, que se conoce, que se ayuda mutuamente y que decidieron hacer historia por sí mismos. Llegando muy lejos, y sin un proyecto claro, ahora quiero recordar que en Brasil 2014 ocurrió lo mismo con Argentina. Sin proyecto claro, se basó en una serie de jugadores que se conocía y dependió de sus individualidades. Un poco de varita mágica de la suerte y una unión que nace del momento llevan muy lejos.

Ahora sólo queda hacer una importante diferencia: al igual que el mundial pasado (y que todos los mundiales) el campeón jugó realmente como campeón, sin dejar dudas, con las mejores conexiones de equipo y mejores individualidades, como ocurrió con Alemania en el 2014, enfrentándose y derrotando a los mejores, así también, es justo (y predecible) lo de Francia: el campeón juega como campeón desde el día 1 de la competencia.

En una vergonzosa campaña de desprestigio público, la AFA consiguió desgastar a Sampaoli. No exactamente la manera de empezar los proyectos con el pie derecho. El tiempo dirá, y como psicólogo Organizacional Deportivo espero estar equivocado, pero es otro escalón más en la predecible mala organización que termina en malos resultados.

Mientras otros países festejan, nosotros desgastamos y humillamos al técnico públicamente.

En ese sentido, el trabajo de psicólogo es sencillo: no hay nada más predecible que la mente humana, tanto, que hay bibliotecas enteras acerca de las conductas desajustadas y sus resultados, mire: ¡Hasta se creó una ciencia sobre el tema!


Podcasts

Lista de Correo

Somos Deporte