Main menu

Un viejo proverbio del básquet reza: “la ofensiva gana partidos, la defensa gana campeonatos”. Máxima que ha sido confirmada constantemente a través de la historia de todas las ligas del deporte del parque. Todos los equipos campeones en basquetbol, ya sea amateur como profesional, son buenos equipos defensivos.

Otra frase célebre que utilizan (con mucho acierto) los entrenadores: “La ofensiva es variable, la defensa tiene que ser una constante”.

Esta la idea errónea que la ofensiva de un equipo tiene un factor psicológico mayor a la defensa en cuanto a lo que se refiere a ritmo, entendimiento del movimiento de los compañeros, ejecución del sistema y reaccionar a las defensas rivales, pero a muchos les sorprendería saber que en lo que se refiere a la psicología, la defensa tiene un peso mayor que su contraparte.

Es cierto que la ejecución ofensiva de un equipo está comprometida por el estado mental y anímico de sus miembros, un tiro que se toma en desconcentración es un tiro errado. Sin embargo, la defensa depende de un estado mental más radical y si se quiere, agresivo.

El ataque depende mucho de la reacción al rival y la idea general detrás de ella es la ejecución ordenada y rítmica del sistema. Por lo cual es común encontrar ideas relacionadas a “ser mejor” que el rival en situaciones de 1 a 1 e ideas como “involucrar” en cuanto a los sistemas que dependen mucho del uso agresivo de pases y espacios, como el Flex, en este sentido, el básquet está en un estado lúdico, realmente es, un juego. Hasta que toca defender.

 

La defensa efectiva tiene pilares básicos que todo entrenador conoce:

  • Principalmente la experiencia, saber moverse en la cancha profesional, el entendimiento de los criterios arbitrales, saber utilizar la información del scouting, y comprensión básica de los fundamentos del juego.
  • Muy importante también es el estado físico, en lo que se refiere a la defensa, si no hay piernas no hay voluntad, y como veremos si no hay voluntad el rival pasara por la llave como el dueño de casa.

Entonces, ¿qué ideas emocionales están presentes en los jugadores involucrados en la defensa?

Principalmente, la agresividad. La idea de defender el aro tiene que ver con la identificación misma con el equipo en particular. Muchas lecturas acerca de la química grupal se dan a través de la actitud defensiva de los jugadores, en sentido inconsciente, el jugador “cuenta” como se siente en referencia con sus compañeros en la ofensiva, en la defensa, el “cuenta” de forma práctica su estado actual referente al equipo y su sentido de pertenencia. 

Defender el aro es como defender la casa familiar, no es extraño que suceda en jugadores que han sufrido problemas familiares bajones defensivos, pues por más que se pueda enseñar los conceptos básicos de la defensa, no se puede mantener (desde la posición de entrenador) vínculos familiares-infantiles estables.

Sin embargo, existe una forma de compensar esta carencia: el equipo como familia. Si el equipo puede ejercer de “familia substituta” generando confianza y pertenencia, el jugador intentara defender el aro con una cualidad instintiva que buscamos en los jugadores defensivos: la ferocidad.  En muchos sentidos, jugadores especializados en defensa (Dikembe Mutombo, Andres Nocioni, Metta World Peace, por ejemplo) son muy similares a luchadores profesionales y a menudo se los vincula con esa imagen.

Entonces, la defensa es un esfuerzo de equipo, tanto como lo es la ofensiva, sin embargo, la defensa depende en gran manera de una agresividad que no es parte natural del juego del básquet, por ende, el coaching del mismo tiene que tener en cuenta que se está creando una actitud que de por sí, el jugador no tiene.

Ciertamente, hay muchos tipos de equipos defensivos y se llega a los objetivos buscados de igual manera, pero por ahora, podríamos clasificarlos como 2: Pasivos-Agresivos y Activos-agresivos.

  • Los ejemplos típicos de equipos de defensa “Pasiva-Agresiva” son San Antonio Spurs, los Chicago Bulls de los 90´s y La generación dorada, cuya característica principal es jugar al borde del reglamento, mostrando una aparente distancia y “frialdad” para con el oponente, a menudo a favor de contra-ataques una vez asegurada la pelota.
  • Ejemplos de equipos de defensa “Activo-Agresiva” son los New York Knicks de los 90´s, Los Angeles Lakers de la era del Showtime y los “Bad Boys” Detroit Pistons. La característica típica es un estilo de defensa que busca marcar intimidación y poderío físico sobre el rival, si bien el Showtime era conocido por su contrataque muchos olvidan su asfixiante defensa que muchas veces terminaba en altercados que beneficiaban al estilo de juego intimidante y destructivo que proponían.

En definitiva, en el basquetbol, la defensa es una herramienta que asegura mantenerse cerca del marcador en todo momento, mientras que la ofensiva es la responsable de establecer tiempos y la diferencia restante. Un buen coaching defensivo es vital para cualquier equipo, trasmitir las ideas y trabajar emocionalmente las sensaciones necesarias que la defensa sea una tarea cotidiana y constante de los equipos aspirantes.


Podcasts

Lista de Correo

Somos Deporte